AMENITIES

Detalles que marcan la calidad del servicio

Los amenities son los artículos de aseo y confort que se ofrecen al huésped, que deben estar en sintonía con la categoría del establecimiento y con la calidad del servicio que se brinda. En tal sentido, a nivel internacional las grandes cadenas apuestan a los productos personalizados y, además, buscan asociarse con las marcas de lujo en el segmento de belleza y salud.

Si bien en hotelería se entiende que los amenities son todos aquellos artículos de aseo personal que se ponen a disposición del huésped; también es cierto que bajo este concepto se engloban otros artículos de confort. De modo tal que se pueden disponer en el dormitorio o en el baño.
La libreta con el logotipo del hotel, acompañada de un bolígrafo se colocan generalmente en el escritorio y componen el kit básico de la habitación. No obstante, se pueden adicionar otras amenidades a medida que aumenta la categoría del hotel, como calzador, abrillantador de calzado, costurero y caja de fósforos.
En tanto en el baño se pueden ofrecer botellitas de champú, acondicionador, body lotion y gel de baño; jabón, gorro de ducha, crema de manos, lima de uñas, crema demaquillante, pañuelos descartables, cepillo y crema dental, set de afeitado, peine, hisopos para los oídos, esponja, sales de baño y colonia, entre otros artículos.
En tal sentido, hay que entender que los amenities son productos que el hotel ofrece a sus huéspedes y cuyo número y calidad varía dependiendo de su categoría. Incluso dentro de un mismo establecimiento también puede haber diferencias según el tipo de habitación.
La calidad de las fragancias y de las fórmulas de las lociones también varían según la categoría del hotel. De hecho, las grandes cadenas internacionales generalmente firman convenios con grandes firmas de cosmética para aprovisionar sus cuartos (como LOccitane, Hermés y Salvatore Ferragamo, entre otras).
Asimismo, los amenities personalizados aportan un valor añadido al negocio. De hecho el concepto del branding sensorial que se aplica a la industria hotelera debe incluir a los amenities. De esta manera se genera una experiencia uniforme a través de las fragancias.
Por su parte, las empresas proveedoras en Argentina ofrecen la posibilidad de personalizar estos artículos para que estén en sintonía con el estilo del hotel; incluyendo en este servicio el logo, los envases, los colores y los aromas.
Cabe aclarar que cada empresario hotelero deberá analizar la conveniencia y los costos de estas amenidades, que forman parte del costo de una habitación. Solo por citar en ejemplo, ofrecer al huésped un set de algodones para desmaquillar disminuye el costo del lavado de toallas de baño que se utilizan indebidamente.
Asimismo, otro amenity valorado y demandado por los huéspedes son las pantuflas. Pensadas desde la óptica de la rentabilidad, se trata de un producto que demanda una reposición permanente y su costo no debe ser demasiado elevado. En general los empresarios hoteleros buscan un producto de calidad, con una buena imagen y terminación. En el mercado local las pantuflas pueden estar realizadas en towel (tela de toalla con un porcentaje de acrílico), piqué y goma eva, que tiene un valor más económico. El segundo material que las conforma es la suela, que puede ser de goma blanda (que permite ser lavada) o goma rígida (con un mayor espesor).
Los diseños varían según las preferencias y el presupuesto del establecimiento. Pueden ser de capellada abierta o cerrada, de towel simple o doble (es decir con la capellada forrada de toalla por dentro), de hormas angostas o anchas, con sistema antideslizante, con o sin bordado, y con broderie.
Lo ideal, en cualquier caso es unificar el pedido en un solo talle y modelo para facilitar el trabajo de las mucamas al realizar el servicio de las habitaciones. Además, algunas empresas locales ofrecen pautar las entregas de pantuflas cada dos o tres meses; asegurando al cliente que siempre disponga de este producto just in time. El proveedor almacena la mercadería y la entrega a medida que el cliente la demanda. Esta modalidad es beneficiosa para el hotelero porque no necesita espacio para el almacenamiento.


DETALLES SUSTENTABLES.
Por otra parte, la idea de vacacionar de manera responsable y cuidando el medioambiente es una tendencia ya instalada en el sector turístico a nivel internacional. De modo que la sustentabilidad es uno de los principales retos a los que debe responder la hotelería.
En el rubro de los amenities están disponibles varias soluciones que pueden aplicarse para disminuir el impacto en el medioambiente. Algunas de ellas son eliminar en los jabones el papel encerado y reemplazarlo por papel reciclable; preferentemente impreso con tinta al agua. A su vez, se puede utilizar el dorso de los empaques para concientizar al huésped sobre el cuidado del medioambiente.
Otro tip a tener en cuenta es priorizar los envases PET reciclables y las tapas de aluminio, que también se pueden reutilizar. En el caso de utilizar envases de plástico de PVC, disminuir la densidad del material. Un dato a tener en cuenta es que las botellas de PVC no se pueden reemplazar en hotelería por vidrio o cerámica; para evitar accidentes. Otra alternativa es evitar los dispensadores de formatos pequeños, colocando dosificadores de mayor capacidad en los baños.
Además, lo ideal es utilizar jabones con aceites vegetales, como los de coco y palma. Tratar de no utilizar sebo o grasas animales. En cuanto al champú, acondicionador y gel de ducha, buscar fórmulas que estén libres de formol o derivados del mismo, solicitar que no lleven sal agregada y que posean baja densidad de espuma.
Además de comprar este tipo de amenities es necesario saber comunicarlo a los huéspedes, para también comprometerlos en la disminución de la huella de carbono durante su estadía.


DETALLES GOURMET.
Otra tendencia instalada desde hace varios años en la hotelería es la utilización de alimentos gourmet como base para los productos de belleza. Recetas exquisitas y exóticas a base de chocolate, vainilla, almendras, miel, naranjas o manzanas, forman parte de fórmulas de cremas, máscaras, geles, perfumes, exfoliantes, sales de baño y productos para el pelo. Cabe tener en cuenta que estamos en una era en la que el término "gourmet" es un sinónimo de bienestar, placer y buen vivir.
En la actualidad las delicias que despiertan placer en la mesa también se aplican en soluciones para la salud y el cuidado del cuerpo. Porque más allá de despertar los sentidos, también tienen sus beneficios. Por ejemplo el chocolate tiene un alto poder antioxidante, las almendras son buenas para humectar, el mango es hidratante, la palta estimula el colágeno de la piel, las cerezas se usan en cremas exfoliantes y la miel está reconocida por sus virtudes medicinales, entre otros productos gourmet.
A su vez, la clave está en el packaging y en la presentación de estos amenities como una opción tentadora. Como si hubiesen escapado de las góndolas de un local de delicatessen, los frascos de champú pueden simular ser espumantes, mientras que jabones con aroma a chocolate se pueden adquirir en una tentadora caja que aparenta ser una bombonera.
Una estrategia que pueden aplicar los establecimientos es poner sus amenities en sintonía con los sabores locales. De modo tal que el huésped disfrute del servicio y lo relacione con el entorno, la cultura y la gastronomía del lugar.
¿Qué otras opciones se pueden ofrecer al cliente? En línea con las propuestas tentadoras, los hoteles de lujo buscan personalizar los chocolates de cortesía que se dejan en las habitaciones. En tal sentido, las grandes cadenas firman convenios con los chocolateros más prestigiosos para que elaboren bombones exclusivos para sus huéspedes. Tal es el caso de la cadena de resorts de lujo Six Senses, que recurrió al chocolatero catalán Enric Rovira para elaborar unos selectos bombones.

 

FUENTE: detalles-que-marcan-la-calidad-del-servicio-

Temas relacionados

notas de tapa