"Sí se han adoptado medidas importantes para apoyar al sector"

Julián Guerrero, viceministro de Turismo, habló en exclusiva con La Agencia de Viajes Colombia sobre los retos inmediatos que afronta la industria turística, que se ha visto gravemente afectada por la pandemia del Covid-19.

-Los vuelos humanitarios y piloto son la prueba de que volar no es un vector para el contagio. ¿Por qué no presionar más al gobierno central para una apertura aérea inmediata?

-El procedimiento que se debe cumplir para la reactivación de la conectividad aérea es claro: antes del 1° de septiembre debe haber una solicitud de las entidades territoriales interesadas al Ministerio del Interior, quien dará el aval previa consulta tanto con el Ministerio Transporte, Aeronáutica Civil y el Ministerio de Salud.

Respecto a la cuestión sanitaria, a pesar de que se haya indicado que hay un riesgo bajo de contagio, se deben atender los criterios de los expertos en materia de sanidad para darle tranquilidad a los consumidores y a los viajeros al momento de hacer estos pilotos.

-El gobierno anunció que el 1° de septiembre se abrirán los cielos, pero hay versiones de que será hasta noviembre. ¿Cuál es la realidad?

-La realidad es que hoy la fecha de apertura es el 1° de septiembre, tanto para vuelos nacionales como para vuelos internacionales, tal y como lo anunció desde hace más de un mes la ministra de Transporte; sin embargo, esto no es algo que está escrito en piedra y dependerá también de la situación de la pandemia. Indiscutiblemente las consideraciones de salud pueden afectar, pero a hoy ésta es la fecha prevista.

-1.000 empresas no renovaron el RNT este año por diferentes razones. Ahora tienen una multa encima, están por fuera del sistema y no pueden operar sus establecimientos. ¿Cuál es la ayuda desde el Ministerio para ellos?

-La ayuda ya se brindó. Se aplazó la obligación de renovar el RNT de marzo al 3 de julio, es decir que los empresarios tuvieron tres meses más para hacer la renovación del registro y además dicha renovación es gratuita, entonces difícilmente puede haber una razón para no haberlo renovado si había interés en hacerlo, porque se dio esa flexibilidad de la ampliación del plazo, sumado al hecho de que, como digo, es gratuito.

La ley establece que cuando se deja vencer el RNT y se quiere renovar, hay lugar a la imposición de una multa, en este momento no es posible hacer una modificación de esta ley porque ya se venció el plazo para expedir decretos de emergencia. Entonces, si se dio una ayuda de tiempo adicional y si a esto le sumamos el hecho de que era gratuito hacerlo, consideramos que ha sido suficiente apoyo para quienes quisieron renovarlo.

La aspiración es a que hacia 2022 podamos llegar a unos niveles similares a los que teníamos en 2019 La aspiración es a que hacia 2022 podamos llegar a unos niveles similares a los que teníamos en 2019

-El turismo está gravemente herido y podría desaparecer. ¿Es consciente el Ministerio de esto?

-Nadie es más consciente de esto que el Viceministerio, y por eso, inclusive antes de la declaratoria de emergencia sanitaria y económica, se adaptaron más de 40 medidas de mitigación del impacto económico en el sector turismo. Medidas que han tenido que ver con alivios tributarios, como el aplazamiento de las obligaciones de la declaración de renta, del IVA, de la parafiscalidad, del hipoconsumo y del impuesto al turismo. Adicionalmente, el otorgamiento de líneas de crédito a través de Bancoldex, que fue la primera línea que se creó específicamente para el sector del turismo; el subsidio para los guías, la posibilidad de hacer reembolsos en servicios cuando hay compra de tiquetes aéreos, la suspensión del cobro de la sobretasa a la energía, la reducción del IVA del 19% al 5% para los tiquetes aéreos y para la gasolina, la exclusión del IVA para los hoteles y para la actividad del turismo, y otras medidas que se adoptaron de manera general para la economía y que también beneficiaban al sector turismo.

Hoy en día estamos en una etapa de reactivación, donde está prevista la reapertura progresiva, y hay una estrategia completa que ha sido construida de la mano de los gremios del sector, que incluye temas como la creación del Sello de Bioseguridad Turísticas Check In Certificado, que fue el primer sello en el mundo con el respaldo de la OMT; nuevas líneas de garantías con mejores cubrimientos al 90%, con periodos de gracias extendidos y plazos para el pago. Temas de competitividad e innovación empresarial; el diseño y ajuste de las campañas de promoción internacional; en fin, en muchísimos aspectos se ha ido trabajando de la mano del sector, tanto en la fase de mitigación como en la fase de reactivación del turismo.

-La industria clama por más ayudas, sobre todo cuando la cuarentena se sigue extendiendo. ¿Qué tan posible es que el Gobierno atienda más requerimientos?

-Todas las propuestas son revisadas con el mayor cuidado por el equipo del Viceministerio y en conjunto con los otros ministerios que tienen competencias sobre los temas, en particular el equipo económico del gobierno. Pero quiero resaltar que sí se han adoptado medidas muy importantes en materia económica para apoyar al sector.

-Para muchos empresarios endeudarse no es una opción cuando no hay certezas de una fecha de reactivación. ¿Qué tan efectivos son, entonces, este tipo de ayudas?

-Creemos que es una combinación de ayudas y medidas lo que tiene efectividad y no solamente los créditos, por eso anteriormente mencioné otra serie de medidas que se han tomado, como por ejemplo el subsidio de nómina y de prima, y el tema de los arrendamientos y alivios fiscales.

-¿El Ministerio cuenta con cifras puntuales de cuántas empresas turísticas recibieron las ayudas del gobierno, tanto hoteles como agencias de viajes?

-La línea Colombia Responde, destinada únicamente para el turismo, fue utilizada en su integridad. Tenía $ 250 mil millones y ya fueron ejecutados todos. En total fueron 456 empresas en 27 departamentos.

-Las pérdidas del sector hotelero superan los $ 4 billones, y las de las agencias de viajes los $ 3,5 billones. ¿Cuáles son los pronósticos de recuperación del Ministerio y qué se requerirá para volver a los números del año pasado?

-Se requerirá poner en marcha esa estrategia de reactivación y el compromiso del trabajo conjunto entre el gobierno y el sector privado. Por fortuna ha habido una comunicación permanente y el resultado de esa estrategia de reactivación es el trabajo conjunto entre los gremios y los empresarios del sector y el gobierno, que como ya mencioné tienen diferentes componentes asociados a la competitividad turística.

En el mundo todos quisiéramos tener esa bola de cristal para saber el paso acelerado o no tan acelerado de la reactivación, pero tenemos listos todos los elementos que hacen parte de esta estrategia de reactivación y buscaremos hacerlo en el menor tiempo. La aspiración es a que hacia 2022 podamos llegar a unos niveles similares a los que teníamos en 2019.

-¿Se tienen cifras del número de prestadores turísticos que han debido cerrar sus puertas en medio de esta crisis?

-A julio, aproximadamente un 25% de las empresas no renovaron sus RNT. Esto, más o menos, nos da una señal del impacto que ha tenido la pandemia; no es un dato preciso, pero en principio es un indicativo.

-¿Qué deben tener en cuenta los empresarios para lo que se viene, que aún sigue siendo muy incierto?

-En otros países, donde ya habían pasado los picos y reabierto la economía, nuevamente están en proceso de cierre alguna de las actividades, incluido el turismo, lo que nos hace concientizarnos de que la misma naturaleza de la pandemia nos irá indicando el camino. Es una disuasión dinámica que hay que estar evaluando de manera permanente y tendremos que ir tomando las medidas que correspondan dependiendo del nivel de evolución de la enfermedad, el número de contagios, la disposición de servicios médicos, el número de pruebas y otros criterios que tiene el Ministerio de Salud y que toca analizar para la toma de decisiones.

-¿Cuál es el mensaje a la industria turística por parte del Ministerio?

-Por un lado, Colombia ha sido históricamente un país de una fuerza y una capacidad de resiliencia enorme y sé que estamos atravesando momentos muy difíciles. Pero también Colombia sigue siendo un destino muy atractivo para el turismo internacional. Veníamos por una senda de crecimiento, con un 2019 que batió récords en conectividad aérea, llegada de visitantes no residentes e ingresos en hoteles y agencias de viajes; tenemos que recuperar esa senda para continuar haciendo del turismo uno de los motores de desarrollo del país.

notas de tapa