El proceso de toma de decisiones

"Nada es más difícil, y por lo tanto más precioso, que ser capaz de decidir", Napoleón Bonaparte

Las decisiones se deben entender como medios más que como fines. Son los mecanismos de la organización mediante los cuales se pretende alcanzar un estado deseado; son en realidad la respuesta de la organización al problema. Toda decisión es resultado de un proceso dinámico que recibe múltiples influencias de diferentes fuerzas.

Los problemas que suceden con poca frecuencia, con un alto grado de incertidumbre alrededor de sus resultados, requieren que el gerente utilice todo el proceso; mientras que para los problemas cotidianos no es necesario aplicarlo de manera completa. Aquí sus pasos:

  • Establecimiento de metas y objetivos específicos y medición de resultados: las organizaciones necesitan metas y objetivos en cada área en que el desempeño influya en la eficacia. Las metas y los objetivos correctamente establecidos determinarán qué resultados se deben lograr y qué mediciones indicarán si se ha logrado o no.
  • Identificación de problemas: la condición necesaria para que se tome una decisión es que exista un problema; si no existieran problemas no se necesitarían las decisiones. Por ello la necesidad de establecer metas y objetivos, ya que la existencia de un problema se indica por la brecha que se abre entre las metas y los objetivos de la organización y los niveles reales del desempeño.
Columna Chelo (5).JPG
Lic. Marcelo Cristale, director del Centro de Capacitación Profesional América Latina.
Lic. Marcelo Cristale, director del Centro de Capacitación Profesional América Latina.

Los problemas por lo general son de tres tipos: de oportunidad, de crisis y de rutina. Los problemas de crisis y rutina surgen por sí solos y deben atenderlos los gerentes. Los problemas de oportunidad deben ser descubiertos y por lo general pasan inadvertidos.

  • Desarrollo de alternativas: antes de que se tome una decisión se deben desarrollar soluciones posibles al problema y considerar las consecuencias posibles de cada alternativa. El desarrollo de alternativas es un proceso de búsqueda en que los entornos internos y externos relevantes de la organización investigan para obtener información que se pueda convertir en alternativas posibles.
  • Evaluación de alternativas: cuando se hayan desarrollado las alternativas, es necesario evaluar y comparar. En toda situación en que se tome una decisión, el objetivo es elegir la alternativa que producirá los resultados más favorables y los menos desfavorables. La relación entre alternativa y resultado se basa en tres condiciones posibles:
  • La certeza: el decisor tiene un conocimiento total de la probabilidad del resultado de cada alternativa.
  • La incertidumbre: el decisor no tiene la más mínima idea de la probabilidad del resultado de cada alternativa.
  • El riesgo: el decisor cuenta con una estimación probable del resultado de cada alternativa. La toma de decisiones en condiciones de riesgo es habitualmente la más común.
  • Selección de alternativas: el propósito de seleccionar una alternativa es resolver un problema para lograr un objetivo predeterminado. Esto es importante porque indica que una decisión no es un fin en sí mismo sino sólo un medio para lograr un fin. Si bien el decisor elige la alternativa que se espera que propicie el logro del objetivo, la selección de dicha alternativa debe mostrar cuales fueron los factores que condujeron a la decisión y los que parten de ella. Los pasos posteriores a la decisión deberían incluir la implantación, el control y la evaluación. Lo central en la toma de decisiones es tener en cuenta que, más que un acto de elección, es un proceso.
  • Implantación de la decisión: cualquier decisión que se tome se debe implantar efectivamente para que alcance el objetivo por el que se tomó. Por lo general la mayoría de las situaciones de implantación de las decisiones tiene que ver con las personas: el comportamiento de aquellos a quienes afecta constituye la prueba de la solidez de la decisión. Es por ello que el gerente no sólo debe elegir buenas soluciones sino también transformarlas en comportamientos dentro de la organización.
  • Control y evaluación: la administración eficaz requiere una medición periódica de los resultados: los resultados reales se comparan con los que se planificaron (el objetivo) y se efectúan cambios si existen desviaciones.
Columna Chelo Decisiones
Los problemas por lo general son de tres tipos: de oportunidad, de crisis y de rutina.
Los problemas por lo general son de tres tipos: de oportunidad, de crisis y de rutina.

El proceso de toma de decisiones recibe influencia de múltiples factores del entorno y del comportamiento. A causa de los diversos valores, percepciones y personalidades cada persona que toma decisiones puede elegir alternativas distintas ante las mismas situaciones.

Temas relacionados

Postea en tu Facebook

notas de tapa