N/A

El terrorismo y el negocio hotelero

Los atentados terroristas perpetrados en algunas de las principales ciudades turísticas de Europa y África provocaron una notable baja en la ocupación hotelera de esos destinos, una tendencia que -en principio- se mantendrá a lo largo de este año.
De acuerdo a las previsiones de la consultora hotelera HVS, uno de los principales factores que influirá en el sector hotelero europeo serán las consecuencias de los ataques terroristas, que durante un tiempo afectarán a potenciales turistas, sobre todo aquellos que viajan por ocio.
Así, en París, tras los atentados del 13 de noviembre, la demanda para viajar a dicha ciudad cayó abruptamente durante la semana siguiente a los hechos: las reservas netas descendieron un 101% respecto al mismo periodo del año anterior (14 al 21 de noviembre). "La tormenta ya quedó atrás, pero la tendencia de las reservas todavía no da muestras de recuperación", indicó Olivier Jager, consejero delegado de la empresa de estudios de mercado ForwardKeys.
Una situación similar fue la de Estambul, destino que se vació de turistas tras el atentado del 19 de marzo pasado, con pérdidas de reservas de hasta el 70% en algunos hoteles, según fuentes no oficiales.
A esta situación se suman las sanciones de Moscú a Turquía por el derribo de un caza ruso en la frontera con Siria, que resultaron otro gran golpe para el sector, quizás aún más grave que el del propio atentado, ya que paralizó la llegada de miles de turistas rusos.
La actividad hotelera de Bruselas también se vio damnificada por el atentado terrorista del 22 de marzo: la ocupación se redujo en más del 50%, de acuerdo a información brindada por la Asociación de Hoteles de Bruselas (BHA). Por tal motivo, los empresarios hoteleros de la capital belga solicitaron a las autoridades de ese país que adopten medidas inmediatamente frente a "la catástrofe social que se avecina", tal como lo describió el portavoz de la BHA, Rodolphe Van Weyenbergh. Respecto a la tasa de ocupación del lunes de Pascua (día festivo nacional), que fue de apenas el 18 %, manifestó que es "incomprensible". Y aseguró que "aunque quedan por contrastar las cifras de los últimos días, la tendencia a la baja parece estar confirmada".
Por su parte, Riu Hotels & Resorts anunció que el pasado 1º de enero dejó de operar los 10 establecimientos que gestionaba en Túnez, ya que los atentados terroristas sufridos en el país en el último año afectaron directamente al sector turístico. Además, la situación no tiene perspectivas de mejorar: los turoperadores mantienen las cancelaciones a ese país debido a las recomendaciones del Foreign & Commonwealth Office sobre el destino, a pesar de que el gobierno de Túnez levantó el estado de emergencia el 2 de octubre. Mientras que las navieras MSC, Costa y Pullmantur cancelaron todas las escalas en ese país tras el atentado en el Museo de El Bardo.
Asimismo, Egipto perdió el 38% de llegadas de turistas tras el siniestro de la aeronave de la compañía rusa MetroJet, el 31 de octubre pasado. Además, el Reino Unido y Rusia prohibieron los vuelos a Sharm al Sheij (de donde partió la aeronave), ya que el accidente se habría producido por la colocación de una bomba por parte de un grupo terrorista.
Hisham Zazú, ministro egipcio de Turismo, declaró que el desplome del turismo como consecuencia de la caída del avión ruso supone pérdidas mensuales que rondan los US$ 300 millones.

FUENTE: el-terrorismo-y-el-negocio-hotelero-

Temas relacionados

notas de tapa