NEGOCIOS POSPANDEMIA

¿Cómo ser rentable en hotelería y gastronomía?

La apertura de los hoteles y restaurantes implicará la generación de ingresos pero el gran desafío seguirá siendo alcanzar la rentabilidad.

La posibilidad de reactivación de la actividad hotelera y gastronómica en todo el país obliga a pensar cuáles serán las nuevas estrategias para generar ingresos y, en un futuro cercano, alcanzar márgenes de rentabilidad.

En hotelería el escenario poscoronavirus obliga a los empresarios a repensar los modelos operativos, los canales de distribución, las estrategias de marketing y la tarifa. Si bien es momento de captar demanda lo ideal es no bajar precios, más allá de algunas promociones puntuales, porque luego será muy difícil volver a una tarifa rentable. Asimismo, será necesario tener un buen manejo del inventario y apostar por los canales de distribución que aportan un mayor RevPar. Otras opciones son flexibilizar las políticas de cancelaciones, analizar el comportamiento y las demandas del mercado local (es el que se reactivará más rápidamente) y, en algunos casos, si se trabajaba con el segmento corporativo repensar la oferta hacia el vacacional.

En tanto, para mejorar la rentabilidad de los negocios gastronómicos será necesario analizar la demanda y sus nuevas modalidades de consumo pospandemia, redefinir cuál será el punto de equilibrio teniendo un salón con menor capacidad, redefinir la carta, mutando hacia menúes menos pretenciosos; generar nuevos canales de ingresos, como el concepto de almacén dentro del restaurante; proponer horarios amplios y más flexibles, ajustar los precios a la nueva capacidad de consumo de los clientes, mejorar la gestión del delivery y el take away, capacitar al personal para realizar diferentes tareas y brindar un servicio seguro; y digitalizar procesos internos. El objetivo en el corto plazo será generar facturación, invirtiendo lo justo y necesario.

ESCENARIO SOMBRÍO PARA LA RENTABILIDAD

Por Fernando Salas, consultor hotelero y gastronómico.

Fernano Salas.jpg

Antes de pensar en la apertura de la actividad en todo el país hay que tener en claro que si no se reanudan los vuelos el turismo no tiene chance de reactivarse.

En cualquier caso, para la hotelería y la gastronomía el escenario no es augurioso. Cumplir con los protocolos de distanciamiento va a implicar una menor ocupación de mesas y cuartos. A esto se va sumar el aumento de los costos con una tarifa reprimida. Todo tiene un impacto negativo en la rentabilidad. Por eso todos los empresarios se enfrentan al desafío de ser creativos y repensar su negocio.

El final de la cuarentena va a estar muy cercano al lanzamiento de la temporada de verano 2020/2021 y lo que mejor que puede pasar es que la temporada comience; sabiendo que los establecimientos van a comenzar a trabajar a pérdida. No van a cerrar empresas ahora, sino también después cuando estén funcionando. Algunos van a pensarlo muy bien si van a abrir, renegociando los costos y haciendo una proyección muy minuciosa de qué cantidad de clientes van a recibir.

RENTABILIDAD EN ESPERA.

Por Marcos Cohen, investigador en IeralPyme.

MARCOS COHEN.jpg

Si un hotel está enfocado en el turismo receptivo, recién en 2021 podría recuperar sus niveles de ingreso pre-pandemia. De acuerdo con en un escenario intermedio que plantea la OMT (ni optimista ni pesimista) en diciembre de 2020 la cantidad de turistas internacionales aún estará un 50% por debajo de las cifras de 2019. De todos modos, esta proyección dependerá de la duración y grado en que se apliquen las restricciones a los viajes internacionales y los cambios en la demanda.

Por su parte, los hoteles enfocados en el turismo doméstico podrían tener una recuperación anticipada, pero muy lenta. En Argentina hay que considerar que la población habrá sufrido una merma importante en su capacidad adquisitiva.

La recuperación de la rentabilidad, en definitiva, dependerá de los niveles de actividad, que tanto para turismo internacional como para turismo interno tardarían mucho en regresar a niveles normales. Recién hacia fines de 2021 los hoteles podrían recuperar rentabilidad positiva y contarían con una abultada deuda que saldar (las medidas de alivio ayudarán en este sentido) o bien habrían consumido una parte importante de sus activos. Las medidas que se tomen en Argentina y también en el mundo, como también la eventual existencia de una vacuna para el virus, pueden modificar estas proyecciones.

CREATIVIDAD EN POS DE LA RENTABILIDAD.

Por Pablo Di Meo, director de Dimeo Marketing.

Pablo Dimeo.jpg

Para analizar la futura rentabilidad de los negocios hay que tomar en cuenta muchas variables. En primer lugar, para todas las empresas va a ser imprescindible revisar sus procesos internos para ahorrar costos, optimizando los gastos; porque mejorar la eficiencia siempre aumenta la rentabilidad. Hoy obviamente los procesos que se están analizando principalmente son los de sanitización.

En términos de marketing, la tendencia va a ser la flexibilización de las condiciones de contratación. A lo que se sumarán promociones, aún en un contexto de alza de costos. Por otra parte, habrá que fortalecer la omnicanalidad. Si bien la venta directa es más rentable, el alcance es distinto.

La creatividad va a ser imprescindible para hacer llegar un mensaje de seguridad a los huéspedes, mejorar los procesos internos y lanzar promociones atractivas. Aunque hay que tener en claro que en una primera instancia de apertura lo que se podrá lograr es estabilizar el negocio, no rentabilidad.

Postea en tu Facebook

notas de tapa